Área logopedia

La logopedia es una especialidad que se dedica al diagnóstico, prevención y tratamiento de alteraciones del habla y del lenguaje. Se centra en la reeducación de los trastornos del lenguaje en niños o adultos, comprendiendo tanto los aspectos relativos al lenguaje oral como escrito.

Las patologías sobre las que interviene el logopeda están relacionadas con pacientes con problemas:

  • de voz (disfonía, afonía)
  • en la adquisición del lenguaje (retraso, disfasia)
  • en la expresión verbal, la pronunciación (disartria, dislalia, disglosia)
  • de lectura y/o escritura (dislexia, disgrafia)
  • en el lenguaje expresivo y/o comprensivo (afasias)
  • de fluidez del habla (tartamudez)
  • de respiración, succión, masticación y deglución.

De la misma forma la figura del logopeda es fundamental, aunque no única, en el tratamiento de patologías tales como:

  • la sordera y las deficiencias auditivas en general
  • la discapacidad intelectual
  • la parálisis cerebral
  • el autismo

La función del logopeda , en estos casos , se centra en un sistema de comunicación alternativo que les permita expresarse ya sea mediante el lenguaje oral, escrito, gestual y/o pictográfico.

¿En qué consiste la evaluación logopédica?

La valoración consiste en varias partes distintas:

Una entrevista con los padres o familiares más cercanos para intentar explorar posibles causas de los problemas del lenguaje, habla, voz o comunicación del niño.

Realización de una exploración visual de los órganos fonatorios (mandíbulas, lengua, labios, etc.) para comprobar si existe alguna alteración estructural de los mismos. También se observan estos órganos en movimiento, por ejemplo se le dice al niño que abra la boca, saque la lengua, hinche las mejillas,… para estudiar el tono de los músculos, la rapidez de movimientos, etc.

Se analiza su voz en todas sus características volumen, nasalidad, timbre,… y  su respiración e intensidad de soplo.

Para terminar se exploran las características de su habla y lenguaje:

  • Cómo pronuncia las palabras , si intercambia unos fonemas por otros, los omite o los añade (su fonética y fonología).
  • De cuánto vocabulario dispone y cómo relaciona las palabras (semántica).
  • Cómo construye frases, si utiliza los tiempos verbales, el plural, etc. (morfo-sintaxis).
  • Cómo utiliza el lenguaje de forma funcional para comunicarse en distintas situaciones y con distintas personas (pragmática).

La evaluación del habla y la voz del niño se realiza a través del juego, en sesiones con el logopeda. Para luego realizar un análisis completo el logopeda suele grabar su habla espontánea y puede utilizar algún test de aptitudes intelectuales y psicolingüísticas

Para que la evaluación y la intervención posterior sea un éxito el logopeda debe crear un buen clima con el niño y las sesiones se organizan de manera lúdica y divertida, así que las mismas suelen ser un rato agradable para los más pequeños.

TRASTORNOS DEL ESPECTRO AUTISTA (TEA)

La intervención en niños con trastornos del espectro autista (TEA) debe ir dirigida a entender al niño en su globalidad, teniendo en cuenta sus características, necesidades y los contextos en los que se desenvuelve. Por lo que nuestra intervención se basa en: sesiones individuales y/o grupales (en función del niño), asesoramiento a los padres y coordinación con el contexto escolar.

SESIONES

Sesiones individuales

Las sesiones están basadas en los métodos indicados para la intervención en los trastornos del espectro autista (apoyos visuales, historias sociales, metodología TEACCH, método DENVER en edades tempranas y las directrices del programa “Hanen: more than words”).

  • Comunicación y lenguaje
  • Interacción social
  • Habilidades de juego e imitación
  • Autonomía
  • Teoría de la mente
  • Reconocimiento, comprensión y expresión de emociones.
  • Habilidades de conversación y narración de acontecimientos.

Sesiones en pequeño grupo (talleres de 3-4 niños):

Dadas las dificultades que presentan los niños con TEA en relacionarse y comprender a los de su entorno, se elaboran talleres que permiten crear situaciones en las que poner en práctica las habilidades trabajadas facilitando la generalización.

Las actividades de los talleres están estructuras en función de los aspectos que se quieren trabajar y entorno a los intereses de los niños.

Aspectos que se trabajan:

  • Resolución de conflictos
  • Nuevos aprendizajes
  • Interacción con iguales
  • Respecto de turnos
  • Comprensión de reglas
  • Cooperar y compartir
  • Adquisición de modelos adecuados (preguntar, responder, pedir ayuda, dar instrucciones, comentar, etc..)
  • Control de sentimientos de frustración
  • Comprensión de sentimientos
  • Expresión de deseos, comentarios y pensamientos

La periodicidad depende de las necesidades y características de cada persona.

ASESORAMIENTO A LA FAMILIA

La familia es un pilar fundamental en la intervención, por lo que es necesario informarles y proporcionarles pautas y estrategias que les permitan manejar las situaciones cotidianas, además de facilitar la generalización de los aprendizajes.