Área Psicopedagógica

Dificultades de aprendizaje

Los trastornos del aprendizaje son una causa muy frecuente de fracaso escolar. Son trastornos de base neurobiológica, a menudo con un componente genético que condicionan que un niño con un nivel de inteligencia normal, a pesar de recibir una instrucción adecuada, no consiga avanzar, de forma adecuada, en uno o más aprendizajes.

Las dificultades que presentan los alumnos con  trastornos del aprendizaje  son persistentes y tienen una repercusión negativa en el progreso del niño durante toda la escolaridad. Las características de cada trastorno del aprendizaje, sin embargo, van a ir modificándose según el momento evolutivo y la edad del niño.

Los trastornos del aprendizaje pueden afectar al lenguaje de forma global, al lenguaje escrito, al cálculo matemático, etc. A veces la dificultad está en la capacidad para prestar atención, concentrarse o aprender a organizar y planificar Los trastornos del aprendizaje son una causa muy frecuente de fracaso escolar.

Los bajos logros académicos, sumados a la incomprensión y los juicios equivocados sobre la falta de esfuerzo y de pautas educativas familiares llevan a muchos de estos niños y a otros problemas de índole emocional. La baja autoestima junto con los malos resultados escolares a menudo les sumergen en un círculo vicioso de difícil orientación y nefastas consecuencias a nivel personal y social.

El tratamiento de los tiene como objetivo que los niños puedan, a pesar de la dificultad en un área específica, adquirir los conocimientos fundamentales para conseguir la titulación escolar. La reeducación durante la Educación Primaria persigue mejorar la capacidad del niño para un determinado aprendizaje incidiendo en las funciones cerebrales deficitarias. Posteriormente, en Educación Secundaria, la capacidad de modificación o de plasticidad cerebral es inferior y la reeducación se basa fundamentalmente en la adaptación al trastorno y la búsqueda de estrategias para compensar las dificultades. El pronóstico a medio-largo plazo depende de la detección y tratamiento precoz y de la adaptación escolar.